¿Pintura plástica o al temple?

 

La pintura es uno de los recursos más eficaces y económicos para crear ambientes de diferentes estilos y dar un nuevo look a nuestro hogar. Cambiando sólo el color de nuestras paredes podemos conseguir resultados asombrosos.

Seguro que alguna vez (y más de una) te has decidido a pintar tu casa: porque te mudas a un sitio nuevo, porque las paredes con el uso se manchan (y teniendo niños en casa mucho más), o porque quieres cambiar el look sin más. Tienes el color ya elegido, pero ¿sabes la diferencia entre la pintura al temple y la pintura plástica? Nosotros te enseñamos cuáles son las características de ambas y en qué condiciones son aptas o no para lo que tú necesitas. 

 

La opción más económica es sin duda la pintura al temple. Se comercializa en sacos para diluir en agua y en color blanco. Si la queremos de color, hemos de mezclarla con tintes pero nunca conseguiremos colores vivos. Es muy absorbente, porosa, permeable y transpirable. Es por eso que en paredes nuevas es conveniente aplicar primero un sellador o un fijador según las instrucciones del fabricante, o en su defecto una primera mano de pintura para que tape el poro y agarre mejor la segunda capa. En una superficie ya pintada al temple, no es necesario la aplicación de dos capas ya que el poro está tapado con la pintura ya existente. Ten en cuenta que no se puede aplicar temple sobre pintura plástica porque no agarría bien y terminaría desprendiéndose.

No es recomendable para espacios húmedos (como baños y cocinas), porque un exceso de humedad produce desconchones y manchas de moho (aunque con mucha ventilación este problema estaría solucionado).

Es muy fácil que la pintura al temple se desprenda con un roce. He aquí la clave para saber si tu pintura es temple o plástica: aplica un trapo ligeramente húmedo sobre un trocito de pared, y si la pintura se oscurece, se desprende, o mancha el trapo, entonces se trata de pintura al temple.

 

La pintura plástica, por el contrario, tiene un alto poder cubriente y se encuentran en el mercado colores infinitos. No hay que mezclarla con tintes, sino que podemos comprarla del color elegido. Es lavable, por lo que es altamente recomendable si tienes niños en casa. ¿Quién no se ha encontrado alguna vez una de sus obras de arte en la pared? Por estar compuesta de resinas que protegen las paredes son de mayor calidad, pero no son tan económicas como las pinturas al temple. 

Contrariamente a lo que mucha gente piensa, sí que son transpirables. Por tanto son aptas para espacios húmedos como baños y cocinas.

Ahora ya sabes la diferencia entre una y otra. No tendrás ninguna duda a la hora de elegir cuál es la más apropiada para tí. ¡Happy painting!

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>